septiembre 24, 2021

Medio Alternativo

¿Para qué sirven las marchas?

Por: Javier Lopez

En realidad, tenía pensada escribir una columna a cerca de los beneficios que podría tener un sistema federalista en un país como Colombia (lo que podría una propuesta a discutir en estas circunstancias), pero, a raíz de todo lo que se ha vivido en los últimos días, es inevitable pronunciarse al respecto.

Lo primero que se debe dejar claro, es que la protesta es un derecho legitimo, y que es necesario rechazar tajantemente cualquier forma de discriminación o satanización hacia quienes quieran ejercer dicho derecho, sin embargo, no es menos cierto que se debe garantizar también el derecho de quienes no protestan. En este punto encontramos una dicotomía difícil de subsanar, pues uno de los propósitos de la protesta es incomodar, romper esa zona de confort.

Desde los grandes medios de comunicación, pasando por políticos pertenecientes a diferentes sectores del espectro, se ha criticado el hecho de que el paro del 28 de abril (el cual aun no termina) no fue pacifico, pero, no necesariamente tiene que serlo, la función de una manifestación es buscar un cambio de comportamientos de quienes ejercen el poder. Un ejemplo claro son los “gilets jaunes”, quienes durante el año 2019 y parte del 2020, realizaron una serie de manifestaciones qué hicieron retroceder al gobierno de Emmanuel Macron en cuanto a su programa político y económico, lo que lo llevó a retiras sus propuestas de reformas y a consensuar acuerdos; también podemos tomar como ejemplo al pueblo chileno, que después de innumerables protestas del movimiento sindical y estudiantil, doblegaron al gobierno de Sebastián Piñera, a tal punto de hacerlo convocar una constituyente, con el fin de cambiar la constitución que tienen desde la dictadura de Pinochet. En ninguno de los dos casos, tanto el francés como el chileno, los movimientos organizadores de las protestas fueron pacíficos.

El punto de discusión de las marchas no es que sean o no pacificas, la pregunta es ¿Cuál es el objetivo que se busca? ¿quizás una constituyente?, ¿hay organización ciudadana?, ¿hay un pliego de peticiones consensuado entre los convocantes del paro?, ¿a quienes representan los convocantes del paro?  todas estas son preguntas que vale la pena formularse. Sin duda hay un pueblo cansado, que grita un cambio, pero el cambio no solo se da en las calles, también se da con la cédula, con el voto, no por un caudillo, sino por quienes se sienten con todos los sectores de la población a construir un programa, aunque parece que eso es pedir mucho. Pues desde el establecimiento se ve que no hay una intención de escuchar a los ciudadanos, pero, quienes ejercen la oposición parece que su solo objetivo es ganar la presidencia en el 2022, lo cual se ve difícil, teniendo en cuenta que hay una gran división entre ellos a causa de los intereses de algunos y los egos de otros; sin embargo, aun faltan mas de 15 meses para que este gobierno termine, y en ese tiempo se deben buscar soluciones para quienes están sufriendo las consecuencias de la pandemia y de las malas decisiones del establecimiento.

Compartir en
Hablando Claro Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.
× Haz tus denuncias aquí