Apolo el perro héroe que encontró bebe recién nacido abandonado debajo de una banca

Apolo, la mascota de una de las habitantes del barrio Villa Carolina, olfateó y condujo a que su dueña hallara recién nacido debajo de una banca de un parque en la noche de este lunes.

El protagonista de este cuento con final feliz fue Apolo, una mascota que reside con sus dueños en el barrio Villa Carolina, al norte de Barranquilla, que con su olfato condujo a Nayibe Lozano a encontrar a un bebé recién nacido debajo de una banca de un parque de la zona, en la noche de este lunes 28 de noviembre.

“Yo saqué a mi perro a pasear, pero todo estaba oscuro y entonces crucé al parque donde sí había luz. En ese momento escuché el llanto de un bebé, empecé a mirar en los edificios, porque jamás en mi vida pensé que iba a haber algo en el piso. Mi perro Apolo pegó un salto y me enredó con la cadena, casi me caigo, pareció como si él me tratara de decir algo”, contó Lozano a esta casa editorial.

La mujer detalló que el llanto se notaba cansado, como si el tiempo en que el bebé permaneció en el sitio antes de ser hallado hubiese sido mucho. “Cuando Apolo me hace tropezar yo quedé de frente a la banca y ahí estaba el niño. Mi primera reacción obviamente fue de asombro, por lo que llamé a una muchacha que iba pasando, ella también estaba asustada por lo que veíamos, entonces lo recogí. Una parte de la cabeza estaba en el borde y el cuerpo en la arena”.

 

“Lo cogí y me dijeron que iban a llamar a la Policía, yo dije que llamaran al que quieran porque yo me tenía que llevar al niño al edificio, alguien tenía que darle tetero porque se estaba chupando los deditos, demostraba que tenía mucha hambre”, agregó Lozano.

A Nayibe le comentaron que en los edificios había una mujer que recientemente había alumbrado, y entonces tuvo la idea de llevarlo hasta allí para poder alimentarlo: “A mí me dijeron de una mujer que estaba recién parida y ella fue la que nos ayudó con la alimentación del bebé, fueron hasta un almacén de ropa y lo cambiaron, hasta le colocaron un nombre: Jerónimo. Ellos realmente querían quedarse con el bebé”.

 

“A mí me emociona que lo pude haber encontrado y que estuviera bien, pero también tengo una sensación de inseguridad porque no sé qué van a hacer con él. También es un sentimiento de tristeza, no sé qué circunstancias debió tener la persona para que hiciera esto. Hay tantas ratas que cazan, los caracoles africanos, las hormigas, un peligro constante”, relató Lozano.

Finalmente, la mujer le envió un mensaje al pequeño, por si en algún momento de su crecimiento le cuentan la historia de cómo fue encontrado: “Es un niño afortunado y ojalá que Dios le tenga un hogar hermoso donde lo amen, lo quieran y lo valoren”.

 

Fuente El Heraldo

Hablando Claro

Noticias de una forma de expresión independiente