El “Titi” Burgos, congresista cordobés, parecía un niño de primaria exponiendo, que pena

La política debe ir acompañado de un buen orador, la política debe apartarse del nepotismo, solo de esta manera en el departamento de Córdoba dejaremos de pasar pena, como no la hizo pasar el Representante a la Cámara Jorge Burgos, discípulo de los Jattín.

Los hechos datan de la ponencia o presentación que el congresista en mención, en la que, hacia su defensa a Ley contra el abuso policial, lo pintoresco del acto bochornoso, fue tener que ser corregido por uno de sus colegas al recalcarle que al congreso no se va a leer.

El “Titi” estaba emocionado leyendo al pie de la letra una diapositiva que preparo para su presentación, falto que leyera las pausas de los puntos y las comas para ser mas explicito en su examen de lectura.

Cordobeses por favor dejemos de ser cómplices y dejemos de llevar al poder a personas que solo aspiran por ser de una casa política o de apellido de renombre, eso se llama “nepotismo” y los únicos culpables de esos momentos que avergüenzan al departamento somos nosotros mismos al depositar nuestros votos por una persona como estas.

Bastó que le quitaran las diapositivas para que, a la mente de Jorge Burgos, entrara un corto circuito que chamuscó la materia gris que se aposenta en su cabeza, en pocas palabras se le lengua la traba.

Compartir en
Copyright Hablando Claro © Todos los derechos reservados. | CoverNews por AF themes.
×

Powered by WhatsApp Chat

× Haz tus denuncias aquí