Érase una vez un hospital de campaña que nos abandonó en el momento más critico

No descansaremos hasta que el tema del hospital de campaña Centro de Convenciones sea llevado al debate, no podemos hacernos los locos ante el temor de represalias de parte de los mandatarios que le competen en el tema.

Vemos con asombro como se invirtieron multimillonarios recursos del erario público en una obra que no funcionó para lo que fue destinado y lo peor, nadie se inmuta, menos se preocupa, por lo que verdaderamente sucedió en él.

Por eso elevaremos un derecho de petición a la Asamblea Departamental del Córdoba, para que ellos nos expliquen a que se debe tanto silencio, o si de verdad la DUMA departamental certifica y avala el cierre de un hospital de campaña que tenía 105 camas hospitalarias, equipos biométricos, equipos de imágenes diagnosticas, fuentes de Oxígeno, laboratorios, respiradores mecánicos, entre otros implementos de uso hospitalario y que hoy nos podía estar dando la mano ante el anuncio de muchas clínicas que en sus comunicados expresan que su capacidad esta casi al tope.

El argumento cínico, poco ético y con falta de sensibilidad social de desmontar el mal llamado hospital de campaña, ya que el requerimiento que se necesita en el momento son camas UCIS y no hospitalarias, ese proceder es tan vacío como el pensamiento del que se hace proclamar el gobernador del pueblo.

La historia dirá que, ante los ojos de todos, se hizo un montaje de una obra que no presto ningún beneficio en ninguna de las etapas, fases u olas como se les llama a los picos del COVID – 19.

No hay entes de control interesados en el tema, Contralorías, Procuradurías, Asamblea Departamental. Es como si no les doliera las vidas de tantas personas que fallecieron por la no atención oportuna de un centro hospitalario que no fue entregado a tiempo y que solo sirvió para satisfacer el ego narcisista del yo también podía hacer uno.

Lo bueno hay que reconocerlo, por eso destacamos que el hospital de campaña Miguel Happy Lora, que está en pie de lucha, en la primera ola y en esta también, no salió huyendo como cobarde y sigue prestándole un servicio a la comunidad. Caso contrario pasa con ese gran elefante rojo hospital de campaña Centro de Convenciones, que solo atendió a 192 pacientes, para una inversión cercana a los 8 mil millones de pesos.

Cuanta falta nos hacen esas 105 camas hospitalarias dotadas de equipos biométricos en estos momentos, pero la soberbia y el querer tapar al parecer malos manejos, nos cohíben a los cordobeses de esos servicios en tiempos difíciles.

¿Para cuándo el debate?  

Érase una vez un hospital de campaña.

Hablando Claro

Noticias de una forma de expresión independiente