Hay derrotas con sabor a victoria y triunfos que no te llenan de orgullo

Adel Adrián Lopez Montilla

No se trata de un discurso moralista, yo también he ganado y no me he sentido para nada orgulloso de mi triunfo, pero esta vez perdí y no puedo ocultar ese sabor dulce del sentir cuando se obtiene una victoria.

Llevar a tu rival hasta el extremo, y dejarlo cometer el fraude para que gane y se sienta feliz por lo que hizo, no solo ratifica que tu derrota sabe a triunfo si no que hay victorias que no les dejaran dormir cuando inclinen su testa sobre la almohada y empiece su juicio de valor.

Eso yo lo he sentido, cuando se me dio por ganar y no de buena forma, y por eso la lección esta aprendida, he sufrido el castigo de las acciones, pero el que te equivoques y te corrijas no te condena a que no exijas a los demás cuando veas que quieren ganar bajo el manto de la ilegalidad.

“En el momento de la derrota más oscura, la victoria puede estar más cercana. Willian Mckinley”.

A los victoriosos que se engañan entre sí, mucha humildad en su celebración, a veces ser recatado y poco ruidoso, ayuda a que tu travesía de lo ficticio no le de herramientas a tu rival que seguro lo seguirá intentando y mas si sienten que tienen en sus manos la formula para vencerte. Nunca hay un plan perfecto y menos cuando se usa la maldad para sostener lo insostenible.

“La derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce.” Jorge Luis Borges.

Hablando Claro

Hablando Claro nace como una forma de expresión independiente, donde nadie tiene la última palabra. #HBC 2020 - 2024.