Profanaron su tumba lo sacaron y jugaron fútbol con los restos

Los jóvenes profanaron la tumba y, como si fuera poco, jugaron con el cadáver. Las autoridades de Cali investigan lo ocurrido.

El caso de unos de jóvenes que profanaron la tumba de un amigo y se tomaron fotos junto a sus restos ha causado enorme indignación en los habitantes de Cali.

De acuerdo con las autoridades, el aberrante hecho ocurrió en el Cementerio Metropolitano Central de Cali, ubicado en la Carrera Primera. Al parecer, se trataría de un grupo de ocho jóvenes, todos menores de edad, que fueron hasta el lugar, profanaron una de las tumbas, se tomaron fotos y videos y, como si fuera poco, jugaron con los restos del cuerpo.

El hecho fue conocido debido a que uno de los jóvenes que protagonizó la aberrante escena subió algunas de las fotos y los videos en sus redes sociales. En las fotografías, los adolescentes posan con cuchillos y flores junto al féretro.

La Fiscalía y la Policía de Infancia y Adolescencia de Cali ya tendrían identificados a tres de los responsables. “Estamos tomando contacto con los administradores del cementerio. Allí hay una vigilancia privada y son los responsables de vigilar el establecimiento; pero ya dispusimos de un personal de policía judicial para que investigue que sucedió”, señaló el comandante de la Policía Metropolitana de Cali, Daniel Gualdrón.

Por su parte, el Secretario de Seguridad de Cali, Jimmy Dranguet, anunció consecuencias legales y penales para los implicados, quienes, según señaló el funcionario, habrían cometido el delito de irrespeto a cadáveres, establecido en el artículo 204 del Código Penal. De acuerdo con la normativa: “El que sustraiga el cadáver de una persona o sus restos o ejecute sobre ellos acto de irrespeto, incurrirá en multa. Si el agente persigue finalidad de lucro, la pena se aumentará hasta en una tercera parte, sin sobrepasar las diez (10) unidades multa”.

Las autoridades también investigan si, además de los actos de irrespeto, se produjo daño en bien ajeno por la destrucción de la lápida y del ataúd. El artículo 265 del Código Penal señala: “El que destruya, inutilice, haga desaparecer o de cualquier otro modo dañe bien ajeno, mueble o inmueble, incurrirá en prisión de dieciséis (16) a noventa (90) meses y multa de seis punto sesenta y seis (6.66) treinta y siete punto cinco (37.5) salarios mínimos legales mensuales vigentes”.

Hasta el momento, ni representantes de la Iglesia Católica ni la administración del cementerio se han pronunciado sobre los hechos.

 

 

Hablando Claro

Noticias de una forma de expresión independiente