HEY! Renovamos: síguenos enFacebook

OPINIÓN

Todos somos Andrea, Carmen, Luisa y Roberto

4 Mins read

 

Por: Luis Gabriel Degiovanni

Hoy en Montería la inseguridad es el pan de cada día.

Este municipio está repleto de historias que nadie quisiera contar. Historias de terror que duelen y se multiplican.

Nos preocupa esta problemática, por eso dialogamos con algunas víctimas, a quienes la vida les cambió en un instante.

Los de la moto negra

“Yo no veo, yo no veo, no me vayas a matar”, le imploraba Andrea a la mujer que la amenazaba con un puñal, diciéndole “si me ves la cara te mato”. Eran las 11:30 de la noche y los momentos de terror los vivía en la terraza de su casa en el barrio Buenavista, sur de Montería, Comuna 3.

Andrea llegaba a su vivienda acompañada de su esposo, a quien un hombre, el cómplice de la delincuente, le apuntaba en la cabeza con un revólver para que se quedara quieto, mientras les robaban sus pertenencias. Los residentes venían de una cena, se bajaron del vehículo y mientras ella abría la puerta, en cuestión de segundos, se les apareció el de la moto negra, para generarles temor.

Se les llevaron cadenas de oro, dinero y celulares. Hoy, tres meses después del hecho, tienen cámaras en su casa, cotizan para comprar rejas y encerrarse ‘desde el piso hasta el techo’ y, según me contó Andrea: “eso no se supera. Ahora cuando llegamos antes de la media noche llamamos a mi mamá para que nos abra la puerta y cuando vemos que hay un motorizado en la zona, damos vueltas y vueltas por la calle, hasta que no vemos a nadie, para podernos bajar del carro.

«No volvimos a sentamos nunca en la terraza, tampoco nuestros vecinos, Montería está invivible, la inseguridad nos mantiene presos en nuestras casas”.

La historia de miedo que sintió en carne propia esta abogada la viven cientos de monterianos, quienes a gritos piden acciones, dejando en claro que enfrentar la problemática es uno de los grandes retos que demanda la ciudad.

El barrio Buenavista donde sucedió este lamentable hecho es uno de los sectores donde el “hurto a personas” aumentó entre los meses de enero y lo que va corrido de mayo de 2023, en comparación con la misma fecha en el 2022, en un 113%.

Según cifras de la Policía Metropolitana de 8 hechos denunciados el año pasado se pasó a 17 en lo que va de 2023.

“Ya no se puede comer tranquilo”

Llegaron a Montería con el único objetivo de disfrutar la ciudad.

Estuvieron de paseo por la Ronda del Sinú, sitio turístico para propios y foráneos, que abraza con todas sus fuerzas, en su recorrido, al majestuoso e imponente río Sinú.

Después de caminar los dos kilómetros que tiene el ‘pulmón ambiental’ decidieron ir a comer al barrio Los Laureles, de la Capital. Este sector está ubicado en la Comuna 7 y en los últimos años ha hecho una transición de residencial a comercial.

 

Precisamente, en uno de sus restaurantes se sentaron a comer. Carmen llegó con su hijo y una sobrina, menor de edad.
Mientras esperaban el pedido, dos hombres armados entraron al sitio y despojaron de sus celulares, portátil y bolsos a los ocupantes de tres mesas.

“Desde ese día sufro de ansiedad, desconfianza y estrés postraumático, siento que me persiguen. Me vine de Cotorra para Montería y lo que menos esperaba era pasar el peor momento de mi vida”, textualmente esto me contó Carmen, con quien me reuní precisamente porque es necesario conocer a fondo el problema para que las soluciones también lo sean.

El hecho quedó grabado en las cámaras de seguridad del sitio, cuyas imágenes y videos se viralizaron, al tiempo que ratificaron que la otrora Ciudad de Las Golondrinas, donde escuchábamos los cuentos de las abuelas en las esquinas y terrazas; donde hasta altas horas de la noche, en los angostos callejones de algunos barrios los amigos se divertían y las parejas se declaraban su amor, está en crisis por un flagelo que afecta la economía, convivencia y tranquilidad de los monterianos: la inseguridad.

Las cifras respaldan lo que la comunidad manifiesta y los hechos todos los días se publican en los medios de comunicación. Es una verdad que la zozobra se ‘campea’ por la Capital Ganadera de Colombia, a pesar de las acciones que realiza la Fuerza Pública para contrarrestar la problemática.

Triste y endeudada

Luisa también fue víctima de los delincuentes, todavía cuenta su historia y llora.
En diálogo con esta gran madre de familia pude notar su desespero, y no es para menos, pues prestó dinero para comprar un celular que es una herramienta en su trabajo como comunicadora social-periodista.
“Ni siquiera me di cuenta cuando me robaron el celular, pues lo llevaba en el bolso. Iba en transporte público y cuando llegué a mi casa ya no lo tenía. No entiendo qué pasó, yo iba sentada y creería que me echaron algo porque llevaba los audífonos escuchando música, y ni siquiera me percaté que ya no oía nada. Ahora debo dinero y no tengo como responder en el trabajo”, expresó Luisa, quien reside en un sector de la Comuna 5, donde precisamente las cifras de hurtos van en aumento.

Por ejemplo, en El Centro este 2023 van 33 casos reportados, el año anterior para la misma fecha eran 22; Colón pasó de 3 a 11 hechos y Nariño, de cero (0) a 4 reportados.

Andrea, Carmen y Luisa tienen historias parecidas a la de Roberto, quien vive en La Pradera, en la Comuna 6. Todos fueron víctimas de la delincuencia y esperan que Montería mejore en materia de seguridad.

A este último le robaron, durante los primeros días de enero, en la terraza de su casa. Lo encañonaron con un revólver y se le llevaron su celular. No pudo oponer resistencia porque los sujetos que se transportaban en moto amenazaron con matarlo. “No se deje matar….” le dijeron. En ese momento recordó a sus dos hijas y prefirió evitar una tragedia.

Historias como estas, que a muchos ciudadanos les da miedo denunciar, se multiplican en las diferentes comunas y corregimientos de Montería, dejando claro sobre la mesa la necesidad de un plan de seguridad y convivencia para que los monterianos podamos aprovechar esos espacios que se han venido construyendo en el camino por internacionalizar a nuestra Capital, conformada por gente trabajadora, empoderada y emprendedora.

¡Vamos porque Vamos! en la lucha de hacer de Montería una ciudad segura.